Descripción de la competición

La prueba fue fundada en 1978, después de que el piloto francés Thierry Sabine se perdiera en el desierto de Teneré, al norte de África, durante días, y considerase su experiencia digna de ser reproducida en una competición internacional.

Lo que empezó como una aventura en estado puro, de pilotos aficionados a vehículos todo terreno y sin apenas organización, ha evolucionado hasta convertirse en la competición de rally internacional más famosa del mundo, con gran despliegue tecnológico, con más de dos mil personas implicadas entre organización, participantes y asistencia, escoltados por vehículos de apoyo, camiones, helicópteros y sistemas de navegación GPS, transmitido por los canales de televisión de los países participantes y programas deportivos a nivel mundial, en donde se prueban nuevas tecnologías para los vehículos de producción en serie, como suspensión, frenos, mayor resistencia, para su promoción de venta en todo el mundo, con las principales marcas fabricantes de vehículos que contratan competidores profesionales de Japón, Suecia, España, Alemania, Rusia, para competir en vehículos todo terreno y camionetas de las principales marcas del mundo, desde Toyota, Nissan, Subaru, Citroën, y marcas de camiones como Kamaz, Volvo, Iveco, que compiten entre ellas para promocionar sus nuevos modelos de producción en serie en el mercado internacional.

Vehículos y clases

Existen cuatro categorías principales en la competición: coches, motos, camiones y quad. A su vez, cada categoría se divide en subcategorías, según sea el equipo profesional o privado, y según el tipo de vehículo (de serie o modificado).

Muchos participantes son aficionados y mecánicos, que modifican sus vehículos todo terreno, y logran obtener el auspicio de marcas comerciales, que son pintadas sobre los automóviles competidores y bordadas sobre los uniformes de competición, promovidos por la participación publicitaria de transmisiones deportivas, para poder participar y competir contra los grandes fabricantes de vehículos todo terreno, que invierten mucho dinero para su presentación.

En los últimos años se han incorporado vehículos eléctricos a la prueba consiguiendo acabarla en alguna ocasión.